Reserva de horas al (2) 2232 8748
Siguenos En:
clinicaelements-ojeras

Las ojeras, ¿fruto sólo de una mala noche?

¿Cómo se producen las ojeras y manifestaciones?

La hipercromía idiopática del anillo orbitario o comúnmente llamadas “ojeras”, que asociamos al cansancio, enfermedades o preocupaciones.

Muchas veces, las ojeras son permanentes y su aparición se da por causas genéticas, malos hábitos o por el paso del tiempo.

Con el paso del tiempo aumenta el surco y los pliegues del párpado, así como la aparición de una coloración azul-violácea o marrón.

El abultamiento de la piel bajo los ojos también responde a factores genéticos y se llama bolsa.

Se forman por una pérdida de tono muscular de la zona y en la piel de párpado inferior, lo que produce un descolgamiento y adelgazamiento de la piel.

¿Cuáles son los factores causantes o agravantes de las ojeras?

  • Hereditario
  • Malos hábitos (tabaco, mala alimentación, sueño, estrés)
  • Alergias (sobre todo respiratorias)
  • Enfermedades (hipertiroidismo, HTA, etc.)
  • Cambios hormonales (embarazo, menstruación o menopausia)

Mejora la mirada y elimina los signos de fatiga o tristeza del rostro de la siguiente manera:

  • La hendidura se trata con Redensity II Eyes, que combina un gel de ácido hialurónico específico para el relleno de las ojeras y un complejo dermo-reestructurante.
  • La pigmentación de la zona se trata con la aplicación del láser Fotona, éste es un procedimiento mínimamente invasivo que ayuda a mejorar el tono oscuro.

El tratamiento se realiza en 3 sesiones de 30 minutos, una técnica que consigue recuperar la textura, apariencia de la piel alrededor de los ojos.

En cuanto a las bolsas del párpado, son de indicación quirúrgica y son debidas a retención de líquidos y debilidad de la pared muscular de dicha zona.

Para ello se debe evaluar con cirujano plástico para determinar la clasificación y si son de indicación quirúrgicas o no.

La hipercromía idiopática del anillo orbitario o comúnmente llamadas “ojeras”, las asociamos la mayoría de las veces al cansancio, enfermedades o preocupaciones. Muchas veces las ojeras son permanentes y su aparición se da por causas genéticas, malos hábitos o por el paso del tiempo.

La piel debajo del párpado inferior se afina, pierde el tono y pierde volumen, formando una hendidura llamada ojera.

Este proceso de envejecimiento da lugar a un aumento en el surco y pliegues del párpado.

Así como también la aparición de una coloración azul-violácea o marrón.

El abultamiento de la piel bajo los ojos también responde a factores genéticos y se llama bolsa. Se forman por una pérdida de tono muscular de la zona y en la piel de párpado inferior, lo que produce un descolgamiento y adelgazamiento de la piel.

Existen dos tipos de ojeras:

  • Vasculares: de color azul violáceo debidas a una mayor vascularización y dilatación de los capilares cercanos a la superficie cutánea.

Normalmente acentuadas por el cansancio, estrés, consumo de alcohol, tabaco o efectos adversos de medicamentos. Más visibles en pieles claras.

  • Marrones o pigmentarias: se intensifican con la exposición al sol y se deben a un mayor depósito de pigmento en la zona.

Las personas con pieles más oscuras son más propensas a sufrirlas. Normalmente debidas a cambios hormonales o por la acción de la radiación UV solar.

¿Cuáles son los factores causantes o agravantes de las ojeras?

  • Hereditario
  • Malos hábitos (tabaco, mala alimentación, sueño, estrés)
  • Alergias (sobre todo respiratorias)
  • Enfermedades (hipertiroidismo, HTA, etc.)
  • Cambios hormonales (embarazo, menstruación o menopausia)

Existen distintos tratamientos para cada tipo de ojera, por eso es importante la evaluación médica previa al procedimiento. Se pueden tratar con:

  • Ácido hialurónico para rellenar los surcos muy marcados.
  • Blefaroplastía con la que se eliminan las bolsas (grasa acumulada).
  • Láser o peeling para despigmentar las ojeras